Reunión Internacional de Chevremont -30 -08-1998

 
LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS DE ARGENTINA | LOS SANTOS PATRONOS DE LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | Movimiento espiritual de la LEGION DE LAS ALMAS PEQUEÑAS | JESUS DE LA DIVINA MISERICORDIA | NUESTRA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS | Vox Populi Mariae Mediatrici | SANTA MARIA FAUSTINA KOWALSKA - Apóstol de la Divina Misericordia - | C O N S A G R A C I O N A J E S U S | Páginas preferidas | APROBACION DE LOS ESTATUTOS DE LA LEGION | ALOCUCIONES DE MARGARITA | Reunión Internacional de Chevremont -30-/08/1981 | Reunión Internacional de Chevremont -28-08-1983 | Reunión Internacional de Chevremont - 26-08-1984 | Reunión Internacional de Chevremont - 25 -08-1985 | Reunión Internacional de Chevremont - 31-08-1986 | Reunión Internacional de Chevremont - 30-08-1987 | Reunión Internacional de Chevremont - 28-08-1988 | Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1989 | Reunión Internacional de Chevremont - 26-08-1990 | Reunión Internacional de Chevremont - 25-08-1991 | Reunión Internacional de Chevremont - 25-08-1992 | Reunión Internacional de Chevremont - 29-08-1993 | Reunión Internacional de Chevremont - 28-08-1994 | Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1995 | Reunión Internacional de Chevremont - 25 -08-1996 | Reunión Internacional de Chevremont - 27 -08-1997 | Reunión Internacional de Chevremont -30 -08-1998 | Jornada Internacional de Chevremont -( 29-08-1999) | Jornada Internacional de Chevremont -( 27-08-2000) | Jornada Internacional de Chevremont -( 26-08-2001) | Jornada Internacional de Chevremont -( 31-08-2003)
 
Reunión Internacional de Chevremont -30 -08-1998
 
 
imagen
ALOCUCION DE MARGARITA

"TODO COMIENZA Y TODO TERMINA EN EL AMOR"

Mis muy queridas Pequeñas Almas:
Que el Espíritu Santo me permita tocar vuestro corazón. Dios ha permitido que nuevamente este año nos encontremos reunidos para cantar la Gloria del Señor y para un intercambio fraternal en el Amor Infinito, voluntariamente muy desconocido en este mundo moderno, infiel a su Creador. Recemos juntos un Ave María para que por medio de la Santísima Virgen, su Hijo bien-amado Jesús, derrame sus gracias sobre toda esta asamblea de Pequeñas Almas y sobre cada uno de nosotros en particular.

Queridas Pequeñas Almas, Jesús es nuestro gran Amigo que empezó con su Obra de Redención y que acabará un día en cada uno de nosotros. El unirá a sus pequeños corredentores a su Cuerpo Glorioso el día de su retorno.

Mis Pequeñas Almas, aquí abajo no es descanso para nosotros y no es un estado fijo y permanente, sino que es una lucha de cada instante y nuestro mas cruel enemigo es, NOSOTROS MISMOS y es ésta su victoria la que nos conducirá hacia la santidad del ser que somos e ignoramos, pero que se revelará en todo su esplendor en la Vida feliz que nos prepara Dios desde ahora para sus fieles servidores. Y es lo que queremos ser.

No estamos tristes por nuestras debilidades, nuestra impotencia y defectos e incluso nuestras caídas, ya que no son más que abono del camino, del cual Jesús se sirve para fertilizar los campos de nuestras conversiones, que El desea. El Amor Misericordioso estimula las buenas voluntades, el Amor enseña en la constancia y la fidelidad a la gracia. El amor da a las almas el Espíritu de Oración y las fuerzas para conservar en nuestro corazónn por la ofrenda a su Adorable Voluntad, el don total de nuestras almas, de nuestras alegrías y sufrimientos, de nuestros deseos de amar y ser amados.

El amor es virtud de humildad, paciencia hacia nosotros mismos y hacia nuestro prójimo. Queridas Pequeñas Almas, guarden bien estas palabras tan queridas por Jesús, que ve en nosotros el amor en flor en las almas dispuestas a dejarse sembrar , sometidas a la Adorable Voluntad de Aquél que tanto nos ama. Y si amamos a Jesús, el no cesará de darnos gracias especiales.
Es suficiente que todos nosotros pasemos el Juicio Final, que será dulce y misericordioso para aquellos que se reconozcan pecadores y que quieran ser amigos de Dios. En la confianza y en el arrepentimiento de nuestras faltas, Jesús descansa en cada uno de nosotros, sea quien sea, por su vida Mística profunda, amante de sus creaturas que El quiere salvar.

Sus preferencias van hacia los más pequeños: "si no se asemejan a niños pequeños, no entrarán en el Reino de Dios". Dios ama a los pobres, a los humildes, a los desdichados que el mundo actual pervierte y luego rechaza. El ama a los afligidos, a los enfermos y también tal vez aún más, si es posible, a los grandes de este mundo que saben ser y hacerse muy pequeños, para ayudar a los que tienen hambre y sed de justicia, de caridad fraternal y necesitan ayuda material y espiritual. Entonces les digo, hijos míos, esos, por decir grandes en fortuna y poder, se vuelven los más pequeños porque comprendieron que el Amor que tocó sus corazones los llamó a ser buenos samaritanos.

No olvidemos jamás a los pequeños mártires del vicio y la corrupción, seres desgraciados, sacrificados en el alba de sus vidas, hechos sacrificios sangrientos: más, ya son ángeles en el Paríso. Que sus desdichados parientes y amigos sean consolados, eso pido para ellos, con sus oraciones, mis Pequeñas Almas. El sufrimiento de padres y madres que se han visto con el corazón partido de dolor y su esperanza derrumbarse, al querer tener una vida fundada en una familia junto al fruto bendito de su amor, sus pequeños niños, es inexplicable ese dolor. Tomémoslo como algo propio y con generosidad.

En cuanto a las madres inconscientes, que no titubean en matar en ellas mismas la vida que llevan, oremos,pues es a Jesús a quien crucifican nuevamente. A El, al Creador, Maestro de la Vida. Que puedan comprender esta Verdad y las consecuencias que les esperan en el futuro. Jesús sufre en ellas... Pequeñas Almas, también deben rezar por esos médicos,- ya que es la verdad- debo tratar de rueles y criminales, irrespetuosos de la Obra de Amor que está en esos cuerpos ultrajados de esas pobres madres que no comprenden el Sagrado Misterio que llevan en ellas. Esos médicos que no les hacen ver lo que es el sentimiento de la maternidad: un pequeño ser que les implora:"¡Mamá, no me mates!"

Todo lo que yo les digo, queridas Pequeñas Almas, sale del corazón de Jesús. Estas palabras son exigencias, súplicas del Bien amado que nos grita: "No pequen más, me hacen sufrir..." Jesús nos llama "sus amigos". Pero, ¿queremos realmente serlo?

Para salvar el mundo en perdición, ¿queremos-repito- ser sus corredentores? ¡Cuántas preguntas y cuántas respuestas a dar! Jesús no exige; es su Amor que pide, que implora; que nos anuncia su glorioso retorno, al cual tanto aspiramos.
Nadie sabe ni la hora ni el día de su regreso, esperamos que no sea tarde, pues el hombre se ha vuelto destructor de la Creación. El hombre quiere ser dios, el hombre roba el Nombre de Dios. El hombre quiere crear pero destruye. El hombre dice palabras de amor, pero las reemplaza por vicios, corrupción, permisividad al mal,pornografía, llega al extremo de permitir el matrimonio entre homosexuales. La droga ha sido legalizada y permitida en varios países. ¿Cómo quedan nuestros hijos con esto?
Tenemos el Gran Misterio que se extiende a través de la historia, el de la Iglesia Católica que desea ser universal. En los tiempos que vivimos nuestra Iglesia es combatida en su doctrina, su moral y sobretodo en su gobierno. Ella siempre permanecerá en pie ya que es de Jesús, es inmutable, se adapta a los tiempos, permanece intransigente, siendo al mismo tiempo flexible, sufriendo con la desobediencia, la incomprensión. Sin embargo, encuentra su fuerza a pesar de esa situación como de enfermedad. A veces es odiada, pero podría decirse que a la vez es temida. Los gobiernos se creen dioses, eso no impide que la Iglesia permanezca siempre en el primer plano de las preocupaciones del mundo. La vemos día a día y siempre más que nunca en la Augusta presencia de nustro bien amado Papa Juan Pablo II, alerta y listo para intervenir, firme como la Roca sobre la cual Ella descansa.
Nuestra Iglesia, mis hijos, tiene más que una meta: procurar a los hombres la felicidad y el bienestar en el Divino Amor. Pide: "PAZ A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD", de cualquier nación que sean. Han dicho que es enemiga de la cultura, impidiendo Ella la civilización, no lo crean, Ella pide sobretodo el respeto y el reconocimiento de la Santa Eucaristía en la recepción del Sacramento de Amor. Ella pide obediencia a los preceptos dados por Jesús. Yo les digo, que la Iglesia Santa y Apostólica hasta sin apoyo humano y encadenada, sin dominar los cuerpos, permanece fuerte, libre y conquista los corazones.
Pequeñas Almas, Jesús concilia en Sí mismo la exigencia de una gloria infinita: la necesidad de un amor sensible con la necesidad de amar soberanamente la Belleza espiritual. La sed de una infinita felicidad que atormenta y que desea todo hombre, la capacidad del corazón humano, a aspirar al descanso y a una vida eterna.
Queridas Pequeñas Almas,ustedes saben que San José, el más grande de los santos que mora en el cielo, fue proclamado Protector de la querida Legión. Junto con la Pequeña Teresita de Lisieux, -Patrona de la Legión- estamos bien resguardados. Tomemos como ejemplo a este gran Santo del silencio, silencio de Dios en nuestros corazones heridos por la vida.
Pidamos por la intercesión de San José, expresar alrdedor nuestro, los unos por los otros, un profundo amor, un agradecimiento sin límites hacia el Señor que nos da el don de tal Defensor.
Para cuidar el crecimiento de las Pequeñas Almas, Dios nos da este bondadoso Santo, el gran Silencioso, preocupado de nuestro crecimiento en los Caminos del Buen Dios. Virtud de donde sale el Amor Infinito, a veces como escondido pero siempre activa, ya que substancialmente, es alimentada por nuestro querido San José. Comprendamos bien el rol importante que tiene San José en el seno de la Legión de las Pequeñas Almas. El ve en cada una de las que la componemos al "Pequeño Grande Jesús" de quien fue el sustentador con tanto amor, teniendo esa pequeñez y a la vez grandeza de alma recibida del Amor Miseridordioso. Es una gran lección de amor dada a las Pequeñas Almas nuestro querido Protector San José, unido a Santa Teresa de Lisieux para enseñarnos a amar.
Queridas pequeñas Almas, termino narrándoles nuestra visita al Santo Padre en Roma. Mi Padre Espiritual y yo, acompañados por una Pequeña Alma, tuvimos el honor de ser recibidos por el Soberano Pontífice en el vaticano para ofecerle el 4to. tomo del Mensaje.
Este segundo encuentro con el Santo Padre es un acontecimiento único en mi existencia. Yo recuerdo con emoción esa misma mirada que me conmovió en 1979. Puedo decir que la visita del pasado 2 de Julio fue un éxito para nosotros y la querida Legión. Asistimos a la Misa matinal del Santo Padre en su Capilla privada, en el recogimiento y la certeza de estar por su presencia, en la Presencia misma de Nuestro Señor. Su recogimiento es intenso, el ora y se percibe, se siente tan cerca y a la vez tan lejos de nosotros, pero tan próximo a Dios.
Inmediatamente después de la Misa del Santo Padre, pude entregarle el Mensaje tomo IV. Después de haber saludado a otras personas, el Papa vino hacia mí y me reconoció exclamando dulcemente "¡Ah, Margarita!", como diciendo "aquí está, ella ha venido". Tomó el libro, me bendijo sonriendo y cogió mi mano en la suya. Tuve una breve conversación con él y le presenté todo el amor y la fidelidad que le tenemos las Pequeñas Almas. El secretario privado del Santo Padre, Monseñor Dziwicz, que lo acompañaba, me dijo durante ese encuentro: "¡Felicitaciones por todo lo que usted hace! Y ¿cómo va vuestro Movimiento?" -yo le contesté- "Muy bien en el mundo entero. El Mensaje se ha introducido en 120 países y se ha traducido a una treintena de idiomas" -él replicó- "entonces, que tengan una buena continuacion".
Mi Padre Espiritual le ofreció el Tomo IV del Mensaje, el que aceptó sonriendo. Antes de retirarse de la salal donde estábamos el Santo Padre se dio vuelta y nuevamente yo encontré desde más lejos su mirada fija en mí. Todos aplaudimos. El levantó su brazo y se despidió. Desapareció entrando en esa Capìlla donde habíamos estado con él y había sentido la Santa Presencia de Dios.
También fui beneficiada de la Providencia de Jesús, encontrándome con Monseñor de Amarai, Obispo de Fátima, en Portugal, con el cual conversé. Yo le confié que su antecesor Monseñor Venancio, tuvo la gracia de ocuparse de los pequeños videntes de Fátima, y que había mantenido correspondencia conmigo. Se interesó cuando supo que yo tenía cartas de Monseñor Venancio, y me comunicó que mis cartas a Monseñor estaban en los archivos del Obispado de Fátima.
Todo lo que yo les cuento aquí, queridas Pequeñs Almas, no es má que un breve resumen de nuestra visita, más debo decirles que yo vi y percibí en el Santo Padre un gran sufrimiento.. Me afectó profundamente y lo compartí, ya que el viaje de regreso fue muy doloroso para mí. Pero la paz y la alegría en el sufrimiento ha sido mi parte, para ofrecerla a Dios.
Les pido mis Pequeñas Almas, el sostener nuestro querido Papa con vuestras oraciones y pequeños sacrificios. El lleva la Cruz de Cristo,pero permanece firme y erguido. La querida Legión de las Pequeñas Almas avanza hacia el triunfo del Amor Misericorioso en el mundo.
Que Jesús y María sean vuentro único camino para ir hacia el Amor que comprende y perdona. Un amor único que no es dividido, es infinito y que nos espera, si somos fieles a su ley. "Ämense los unos a los otros como Yo los he amado"




MARGARITA
imagen



LAP Argentina
Centro Nacional
Casilla de Correo 5544
1000 - Correo Central
Buenos Aires- Argentina