Reunión Internacional de Chevremont - 27 -08-1997

 
LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS DE ARGENTINA | LOS SANTOS PATRONOS DE LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | Movimiento espiritual de la LEGION DE LAS ALMAS PEQUEÑAS | JESUS DE LA DIVINA MISERICORDIA | NUESTRA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS | Vox Populi Mariae Mediatrici | SANTA MARIA FAUSTINA KOWALSKA - Apóstol de la Divina Misericordia - | C O N S A G R A C I O N A J E S U S | Páginas preferidas | APROBACION DE LOS ESTATUTOS DE LA LEGION | ALOCUCIONES DE MARGARITA | Reunión Internacional de Chevremont -30-/08/1981 | Reunión Internacional de Chevremont -28-08-1983 | Reunión Internacional de Chevremont - 26-08-1984 | Reunión Internacional de Chevremont - 25 -08-1985 | Reunión Internacional de Chevremont - 31-08-1986 | Reunión Internacional de Chevremont - 30-08-1987 | Reunión Internacional de Chevremont - 28-08-1988 | Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1989 | Reunión Internacional de Chevremont - 26-08-1990 | Reunión Internacional de Chevremont - 25-08-1991 | Reunión Internacional de Chevremont - 25-08-1992 | Reunión Internacional de Chevremont - 29-08-1993 | Reunión Internacional de Chevremont - 28-08-1994 | Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1995 | Reunión Internacional de Chevremont - 25 -08-1996 | Reunión Internacional de Chevremont - 27 -08-1997 | Reunión Internacional de Chevremont -30 -08-1998 | Jornada Internacional de Chevremont -( 29-08-1999) | Jornada Internacional de Chevremont -( 27-08-2000) | Jornada Internacional de Chevremont -( 26-08-2001) | Jornada Internacional de Chevremont -( 31-08-2003)
 
Reunión Internacional de Chevremont - 27 -08-1997
 
 
imagen
ALOCUCION DE MARGARITA
"A VECES ES NECESARIO QUE LOS PEQUEÑOS MUESTREN EL CAMINO A LOS PODEROSOS"

Mis queridas Pequeñas Almas:

En este hermoso día, que reúne nuestros corazones y nuestras almas sobre la santa colina de Chévremont, en la que reina nuestra Santa Madre y su Hijo Jesús, deseo consagrar a todas aquellas almas que tienen un corazón de niño, para que comprendan la lección de Amor que Jesús quiere dar a sus Pequeñas Almas y a todas aquellas que aún no lo son.

Es necesario ser verdaderamente pequeñito en los brazos de nuestra Madre del Cielo para asimilar este alimento celestial, que viene del Corazón de Jesús.

Aprender a amar en la escuela del Amor es la meta fijada por Jesús a aquellos que desean ser verdaderamente Pequeñas Almas, y no siempre es fácil, a causa del "yo" que agita demasiado a menudo la ofrenda, el perdón de las ofensas, la confianza inquebrantable cuando tan a menudo la desesperación amenaza con anegar las almas, ser pequeño regularmente es difícil.
Es por eso que Dios ama tanto a aquellos que El llama sus hijitos. El coloca en ellos su fuerza para vencer todos los rechazos a su llamada. El Señor da así, una fe más intensa, una confianza total y asegurada por nuestros pobres y pequeños esfuerzos. El nos dice también que nada le es imposible, pues como Buen Pastor y bajo su callado, El hace de un lobo agresivo un maravilloso corderito. La confianza en el Socorro Divino adquirida en contacto con la Divinidad que nos penetra, si nosotros queremos amar, si amar nos permite aceptar la Cruz Redentora, al igual que alegrarnos en la consolación.

Dios me dio la misión de decir al mundo actual, tan lejos de la verdad-, la pequeñez y el camino de la infancia espiritual, alcanzando así el espíritu de Santa Teresita del Niño Jesús que quiso darnos a todos, y que no era ciertamente infantilismo, más bien una fuerza para los corazones convencidos de las verdades evangélicas aunque piensen lo contrario sobre la obediencia y la fidelidd, más que nunca necesarios en los tiempos turbados y agitados que vivimos, para volver a hallar internamente los Mandamientos de Dios.

Sí, queridas Pequeñas Almas, nuestra particularidad es alcanzar a la Pequeña Teresita, y esta misión me ha sido confiada, sin mérito por mi parte, es que hagamos todo lo posible pàra vivir y amar en pensamientos y en actos para así realizar el deseo de Jesús: "Crear una Legión de Pequeñas Almas verdaderas sin respeto por lo humano, que no teman mostrar a su alrededor la acción del Espíritu de Amor"
Y Jesús unirá, entonces más estrechamente el deseo de Teresa con el deseo de vuestra mamacita espiritual Margarita. El hará entonces de la querida Legión, una obra espiritual grandiosa que recorrerá el mundo entero para llevar a todos la buena noticia del Amor Misericordioso.
Hoy día ¿estamos conscientes de lo que es la Santa Comunión? Comulgar, es recibir la visita de Nuestro Señor Jesucristo. Si recibimos en nuestra casa a un gran personaje, nos esforzaremos por adornarla lo mejor posible. Hagamos lo mismo cuando el Hijo de Dios se digne visitar la humilde morada de nuestra alma, pues, comulgar, es dar a nuestra alma su alimento de vida, es depositar en cada uno de nosotros la semilla divina. Si nuestro terreno está invadido por las zarzas y las espinas, la semilla no podrá germinar ni crecer. Nuestra alma, ella también es una tierra que hay que preparar antes de depositar los pequeños granos de santidad. Hay que evitar sobretodo comulgar en forma negligente si no hay que mejorar para agradar a Jesús. Ella consiste en los actos que preceden a la Comunión. Dios, nuestro único bien, Amor Eterno, nosotras, Pequeñas Almas, deseamos recibirlo con nuestros labios purificados con todo respeto y todo el fervor que los santos han sentido tan fuertemente.

La Santa Comunión anima la fe, confirma nuestra voluntad en el bien, nos purifica de nuestros pecados, aumenta en nosotros la caridad, el sentido de los otros, del prójimo, la paciencia, la obediencia,la pequeñez y todas las virtudes. Ella nos defiende de nuestros enemigos y nos ata fuertemente a Dios. Las Pequeñas Almas deben abandonarse con confianza en la Divina Misericordia y no juzgar jamás a ninguno de los hermanos aquí en la tierra.
Queridas Pequeñs Almas, no veamos en nosotros, más que nuestras imperfecciones, nuestras miserias, para llegar a ser más dignas de la Bondad Misericordiosa, llegará el día en que encontraremos los hermosos ojos de Jesús, llenos de ternura hacia las pequeñas nadas que somos, a pesar de todos nuestros esfuerzos de hacer las cosas bien. Sí, nuestro corazón necesita un objeto infinito. Necesitamos a Dios. ¿Qué quiere de nosotros el mundo? ¿Qué necesidades tenemos de él? ¿Y qué puede él darnos en estos días terribles en que vivimos? Nuestro corazón es más grande que todos sus bienes. Sólo Dios es más grande que nuestro corazón eternamente, sólo Dios.
Cuando la Santa Hostia sea depositada en nuestros labios, nuestro corazón será entonces un cáliz vivo.
Nuestro mundo actual debe vivir una vida nueva, en donde el amor sea rey de los corazones. Pequeñas Almas, nuestra identidad, desde el comienzo de esta obra que se extiende hasta los confines del mundo, está especialmente tomada de la espiritualidad teresiana. Lo sobrenatural, aunque se piense lo contrario, existe siempre, pero muchos lo niegan, como niegan al pecado que jamás a tomado la amplitud que toma en nuestros días. Es por eso, queridas Pequeñas Almas que les recomiendo una vuelta seria de vuestras almas hacia un sacramento demasiado olvidado: LA PENITENCIA. Esta toma de conciencia en nosotros dará la paz que fluye de la rectitud de intención.
Dios es Amor. ¡Dios nos ama! ¡Dios nos llama! Jamás hay que dudar de esta realidad inexpresable. Por nuestra humildad, Jesús hará de cada uno de nosotros sus hijos adoptivos. No tengan miedo de decir al mundo que el amor no está muerto, si no, más vivo que nunca. El es la vida que jamás se podrá destruir. Es esta Vida la que nos hace entender los Misterios Sagrados escondidos a los ojos de los hombres insumisos, hijos terribles, todavía amados por Su Creador, pero hechos sordos y ciegos por causa del dinero y del vicio. . . En nuestros países lamentablemente los responsables dejan pasar todo. Los países dejan morir en la miseria pueblos enteros, niños que ya solamente tienen huesos y piel, y sus pobres ojitos para llorar y morir. Los países ricos envían ayuda que ellos llaman "humanitaria", oh, sí, seguramente, pero claramente insuficiente. El mundo entero, ¿no se ha convertido en Sodoma y Gomorra? Sin embargo, no neguemos las obras maravillosas que hace el Señor para consolar el sufrimiento. Citemos a la Madre Teresa de Calcuta y tantos otros que dan su vida porque tienen el sentido de los demás. Las obras no son escasas, incluso abundan; hay tantas maneras de hacer detener estos asesinatos de inocentes. Pero el dinero es el gran maestro del Universo y paraliza las buenas voluntades y toda acción virtuosa.
Hijos míos, amemos a Dios que anda del uno al otro de sus hijos para salvarlos enriquecerlos , son Su Santidad y Su Voz angustiosa no deja de hacerse escuchar. ¡El es el Amor! El llama "Vengan a Mí, ustedes, a quienes amo y quiero salvar!" Hemos insistido varias veces, y no dejaremos de hacerlo gracias al combate urgente de todos los países de los grupos de Pequeñas Almas tocadas por la gracia y obedeciendo en todo a todos los superiores jerárquicos, unidos al Papa. Nuestra confianza será la liberación del pueblo de Dios. Les pido, en Nombre del Señor, de tratar casi lo imposible: Hacer derogar la ley monstruosa que permite MATAR pequeños inocentes, pobres pequeños prisioneros en el seno de sus madres. Nosotros, las Pequeñas, venimos en multitud en su ayuda, no solamente de los niños mártires de nueutro tiempo, sino también de los muy pequeños, no nacidos, pues no queremos merecer el título de asesinos delante de Jesús. El ama a los Pequeños, y los grandes de este mundo aman solamente el orgullo de su "YO" criminal, el dinero maldito que les conduce al abismo, ellos que faltan el respeto a la Palabra de Dios, a las Sagradas Escrituras y a los avisos que Dios no cesa de dar.
Unámonos en esta Obra de Amor y de Misericordia, que es la Legión de Pequeñas Almas. Yo no puedo concebir verdaderas Pequeñas Almas que aún teniendo conciencia de sus reponsabilidades se cruzan de brazos. Con nuestro amor, nuestro pensamiento, nuestras oraciones, debemos luchar contra la desviación de las costumbres. Y en medio de los ángeles que un día el Señor enviará sobre esta tierra, marcharemos con ellos a la conquista de este mundo pervertido. Quizás, si Jesús lo quiere, podremos hacer de él un mundo mejor que pocos conocen ahora, peroque se hará una mejor realidad.
Oremos por nuestro querido Papa Juan Pablo II, piensen ustedes, ¿Cuántas lágrimas ha tenido que derramar? Sepamos por nuestras oraciones, aliviar la carga de este enviado de Dios, esta carga que él lleva en estos días de duelo y de dolor. No hagamos como el avestruz, que esconde la cabeza para no ver ni ser visto. Miremos al contrario, esta horrorosa realidad, de este derrumbamiento que sufre nuestra querida Iglesia en algunos de sus miembros. ¿Por qué temer una verdad que salta a los ojos? ¿Cuántos sacerdotes han olvidado su solemne promesa de fidelidad, llegando incluso a contradecir importantes verdades evangélicas y que el Santo Padre uniendo su voz con la de Dios,se obstina a recordad a grandes gritos? Se encuentra también lo que se puede llamar a título justo "ladrones de Dios". Seríamos entonces todos dioses? La intimidación de algunos cristianos les impide de reaccionar eficazmente. ¿Quién puede impedir hablar a las almas?
Felizmente, hay todavía buenos sacerdotes por quienes debemos orar, y debemos ayudar a su sacerdocio por nuestro amor. Desde hace 2000 años, estos verdaderos hijos de Dios no cesan de rendir honor a su sacerdorcio, tantas veces burlado, pòr esas almas que son enemigas de la gracia insigne recibida el día de sus votos, porque el mundo actual ha olvidado el nombre de Dios. La hora es grave, pero la esperanza no está muerta. Dios un día se manifestará. Será el día de las tinieblas, pero será también el fin de las tribulaciones y el Día de la Luz,por la derrota de los poderes del infierno. Para la vida que renace, será una orientación de más y más actualidad en la Pastoral de la Santa Iglesia, que no puede morir. Jesús ha predicho que los poderes del infierno no prevalecerán contra Ella.
El mañana será lo que habremos hecho de él, pero la amenaza se precisa. Sí, ¿qué sucederá mañana? ¿Amor o desrucción? Dios sólo lo sabe. En la Santas Eucaristía, Jesús, más presente que nunca, no nos abandonará. Pequeñas Almas, probémosle nuestro amor total recibiendo con devoción el Santo Cuerpo de Nuestro Señor, que viene hacia nosotros por Amor, para purificar nuestros labios y nuestros corazones. Dios salvará su Iglesia, se lo digo,pues El es fiel a sus promesas, y las Pequeñas Almas serán grandes delante de El, pues, sin miedo, ya están obrando para hacer amar el Amor Misericordioso en todos los países del mundo, donde la obra está implantada.
Desgracias espantosas no dejan de azotar la tierra de los hombres, por los destructores de la Creación de Dios. Esto puede ir hasta las rasgaduras incontrolables de la naturaleza mal guiada por los inconscientes del peligro que todos corremos. Nuestro planeta está puesto a dura prueba. Hoy, querids Pequeñas Almas, vivimos. ¿dónde estaremos mañana? Todo tiene su principio y su fin. Es tiempo de pensar en eso.., pues nadie sabe el día ni la hora. Para aquéllos que se creen fuertes y seguros, mañana vendrá también y quizás más pronto de lo que piensan.
Que nuestra Dulce Madre del Cielo, tan querida a nuestro corazón de pequeñitos, San José, desgraciadamente demasiado poco invocado, así como todos aquellos que están en el Cielo, nuestros protectores, ayuden a la querida Legión de Pequeñas Almas y toda obra buena existente, a hacer comprender a cada uno, por su comportamiento, la lección que dan juntos a los grandes de este mundo. Y Dios parece decirnos: "Vayan por el mundo sin miedo, como corderos en medio de lobos. Proclamen la Buena Nueva del Evangelio. Estoy y estaré con ustedes por los siglos de los siglos"
Yo os dejo físicamente, pero no de corazón, citando las palabras difundidas en la emisión católica de la Radio-Televisión belga, hace algunos años, pero me impresionaron,pues la he puesto en relación con nuestra Legión de Pequeñas Almas, son del Padre Abbé Zéch, antiguo predicador en la emisión de la R.T.C.B.: "Háganse los portadores y los Apóstoles de esta Misión de Amor, que debe ir hasta los confines del mundo ustedes, que quizás llevan más que ninguno, este signo que la felicidad está sobre la otra orilla".


Margarita.-
imagen



LAP Argentina
Centro Nacional
Casilla de Correo 5544
1000 - Correo Central
Buenos Aires - Argentina