Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1995

 
LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS DE ARGENTINA | LOS SANTOS PATRONOS DE LA LEGION DE ALMAS PEQUEÑAS | Movimiento espiritual de la LEGION DE LAS ALMAS PEQUEÑAS | JESUS DE LA DIVINA MISERICORDIA | NUESTRA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS | Vox Populi Mariae Mediatrici | SANTA MARIA FAUSTINA KOWALSKA - Apóstol de la Divina Misericordia - | C O N S A G R A C I O N A J E S U S | Páginas preferidas | APROBACION DE LOS ESTATUTOS DE LA LEGION | ALOCUCIONES DE MARGARITA | Reunión Internacional de Chevremont -30-/08/1981 | Reunión Internacional de Chevremont -28-08-1983 | Reunión Internacional de Chevremont - 26-08-1984 | Reunión Internacional de Chevremont - 25 -08-1985 | Reunión Internacional de Chevremont - 31-08-1986 | Reunión Internacional de Chevremont - 30-08-1987 | Reunión Internacional de Chevremont - 28-08-1988 | Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1989 | Reunión Internacional de Chevremont - 26-08-1990 | Reunión Internacional de Chevremont - 25-08-1991 | Reunión Internacional de Chevremont - 25-08-1992 | Reunión Internacional de Chevremont - 29-08-1993 | Reunión Internacional de Chevremont - 28-08-1994 | Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1995 | Reunión Internacional de Chevremont - 25 -08-1996 | Reunión Internacional de Chevremont - 27 -08-1997 | Reunión Internacional de Chevremont -30 -08-1998 | Jornada Internacional de Chevremont -( 29-08-1999) | Jornada Internacional de Chevremont -( 27-08-2000) | Jornada Internacional de Chevremont -( 26-08-2001) | Jornada Internacional de Chevremont -( 31-08-2003)
 
Reunión Internacional de Chevremont - 27-08-1995
 
 
imagen
ALOCUCION DE MARGARITA
JESUS HA PROMETIDO QUE SU IGLESIA NO PERECERÁ

Mis muy queridas Pequeñas Almas:
Empezaré hoy hablándoles de la Santa Iglesia. Jesús dice: "Es bueno recordar al mundo el gran misterio de la Iglesia Católica frente a la obstinación que ponen sus enemigos para destruirla". Desde su creación, ella ha sido blanco de la persecución. Muchos fieles han dado su vida por ella, hablo desde los primeros mártires que murieron en las arenas bajo los dientes de las fieras, hasta los días en que vivimos, días de duelo para la cristiandad.

Miramos con angustia, nosotros los pequeños, estos combates que tienen como fin destruir la doctrina sana y la moral que Jesús nos ha enseñado cuando vino por primera vez a este mundo, enviado por el Padre para salvarnos.
Intrusos se han metido en la casa del Padre. Fáciles de reconocer, ellos, para los verdaderos hijos de Dios expelen un humo nauseabundo, cuyo origen es fácil de detectar y sin embargo, ya desde siglos la Iglesia ha quedado y quedará siempre de pie porque Jesús ha prometido que su Iglesia no perecerá. Y Dios es fiel a sus promesas. Quiero poner en sus corazones de pequeños una confianza sin límites.

Crean, mis hijos, que el Santo Padre, representante de la Autoridad de Cristo Jesús, no será quebrantado ni aún en su agonía. Sí, oremos por él, hagan orar alrededor de ustedes, pues sólo por la oración será destruído el mal para siempre. Si la Iglesia parece a veces adaptarse en cierta medida a los tiempos actuales, ella no cesa por eso de quedar vigilante, a pesar de los sufrimientos infligidos, al representante de Jesús, Hijo de Dios, y que son, lo más a menudo, más que cristianos de nombre para mejor traicionar la ley de Dios.

Lamentablememnte hay entre ellos bastantes sacerdotes que han olvidado la elección Divina sobre sus almas. Sí, la Iglesia quedará firme a pesar de las heridas causadas por aquellos que deberían sostenerla por su fidelidad.

¿Por qué los hombres hablan con tanta maldad del Papa? ¿Será porque tienen miedo de él? (Palabras entendidas del Cardenal Daneels) ¡Es así, muy bien entonces! No sé si estas palabras pronunciadas aquí son completamente exactas, pero la Ilgesia queda para todos firme y temible, pues la Iglesia es la fuerza de Dios que quiere ver hasta dónde irá la temeridad del soplo devastador de satán, en su Dominio Santo, así que ¿ellos resistirán el mal?
Despreciada por aquellos que no entienden, la Iglesia queda primera en el plano de una civilización que ha perdido el sentido de lo sagrado que Ella encierra.

Sí, queridas Pequeñas Almas, no ignoran que llamados cristianos niegan y rehusan la sumisión a los puntos de la Fe, confirmados por la Autoridad legal confiada al representante de Cristo, nustro Santo Padre, el Papa, que no quiere sino salvar lo que la corrupción del mundo quiere destruir. Si, la Iglesia impone renuncias, sacrificios. Ella no se opone al arrepentimiento a la absolución requerida por la Misericordia para aquellos que luchan por salir de este ambiente del mal en que se sienten prisioneros en este mundo perverso en donde el dinero se ha hecho un dios, donde toda piedad queda excluída. Entendamos y comprendamos bien esta palabra "eliminado" que la Misericordia Divina no reconoce sino la sinceridad del arrepentimiento y de la Santa Obediencia en el nombre de Jesucristo.

La Iglesia de Dios perseguida, se renueva, sin embargo, en la sangre de sus hijos purificados, en la espera del regreso de Jesús. Si Dios ha dado a todos la libertad, es para que se sirvan de ella para santificarse y merecer la felicidad eterna, y no para perderse en la deleitación del lujo, del vicio y excluyendo de su corazón las víctimas infelices de los países mártires. Esta libertad que ellos reivindican no es otra cosa que la prisión de su alma, en el pecado libremente consentido. Jesús dice: "La Iglesia quedará, mi Iglesia, fuerte por mi fuerza, y lo voy a probar, que es poderosa y Misericordiosa para las almas que se refugien en ella y que buscan en Ella la verdad, hasta el día en que volveré y ese dia no está quizá muy lejano, porque los hombres han ido más allá de los límites soportables."

Así Pequeñas Alñmas tan queridas por el Corazón de Dios, oremos en la espera de la venida de Cristo, nuestro Salvador estemos siempre más llenos de confianza en esta venida y preparémonos con amor los unos a los otros.

Así, Pequeñas Almas tan queridas por el Corazón de Dios, oremos en la espera de la venida de Cristo, nuestro Salvador, estemos siempre más llenos de confianza en esta venida y preparémonos con amor los unos a los otros.

En lo que pasa ya tenemos la transparencia y la seguridad de que en todos esos acontecimientos que se nos anuncian vendrán otros acontecimientos que nos muevan y fortalezcan a tener e irradiar más paz y amor, para convencernos más que el sufrimiento inherente a esta purificación dará lugar por fin a la alegría de la Resurrección.

La esperanza es un tesoro de Dios, y Dios extiende hacia nosotros su dedo y parece decirnos: "Cuando ustedes vean Mi Obra (Mi Obra de la Legión de los Pequeños) cargada de frutos, Uds. sabrán que Yo, el Señor ha hecho esta obra porque Yo siempre cumplo lo que digo y yo cumplo sólo para salvarlos"
Sin embargo no hay entonces bastante bondad, bastantes intervenciones generosas en nuestros Responsables para correr cuanto antes en ayuda de los pequeños sacrificados en el seno de sus madres, sin por eso abandonar a estas mamás que no saben lo que hacen.
A nosotros cristianos, se nos ha hecho tan difícil comprender la crueldad de estos hombres y mujeres que han jurado proteger la vida, que ahora se hacen culpables a la más horrible de las maldades? La televisión mostraba en una emisión a una mujer doctora, que se vanagloriaba de lo que ella llamaba su trabajo diciendo: <No creo en Dios. Para mí, no existe> Esta mujer, segura de no ser castigada, no se molestaba por decir de todas maneras, <no es más que un poco de sangre> Yo digo: <Sí, es sangre viva, sí señora, pero lo que Ud. no sabe es que es más que esta sangre. Ud mata un cuerpo en formación pero jamás podrá matar el alma de este pequeñito que Ud. martiriza y Ud.llama su trabajo. ¡Oh qué feo es. Qué poco conforme a su profesión de salvar la humanidad que sufre.

Queridas Pequeñas Almas, nuesta misión además de los sacrificios que nos pide, implica también esfuerzos para defender la vida. No se mata la vida. Recemos para que la Misericordia llegue sobre el alma de los verdugos de estos niños que los convierta y los perdone. Igual como Jesús, digamos Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. La vida es sagrada, es un hecho, y debe ser respetada. Jesús un día ha dicho:<dejen que los niños vengan a Mí y los que se parecen a ellos>, esto es, señora, lo que quería decirle a Ud. y a sus semejantes. Cada uno de nosotros ha sido esta sangre en formación de un ser vivo, todos nosotros hemos sido la sangre de nuestra madre antes de ser lo hemos llegado a ser quizás buenos hijos e hijas de Dios o verdugos sin compasión. A Ud. le toca elegir y reflexionar, señora.
Dios no dispone acontecimientos por muy crueles, por muy dolorosos que sean, sino para salvarnos del mal insidioso que no pasa de agravarse en el mundo. Los países mártires saben ya algo de eso. Sobre todo acusemos a Dios de estas matanzas, solo el hombre es la causa de eso. Odio y discordia no vienen de Dios, sino de los hombres malos y ambiciosos. ¡Cuántos problemas quedan por resolver Citemos entre otros la debilidad indolente de los responsables de todos los países culpables del caos que reina sobre esta tierra, estos culpables no han hecho nada hasta ahora para remediar esta situación.
El AMOR sufre en el corazon de sus hijos fieles y Dios sufre en ellos, pues El quiere salvarlos a todos. Pero los límites de lo repugnante ya se han alcanzado, y sin ser un profeta de infelicidad pienso que los hombres deben prepararse, para afrontar pruebas terribles antes del día del retorno de Jesús.
Mis hijos, reflexionen, pues se puede decir sin equivocarse, que la situación catastrófica que reina en este momento no puede sino adelantar los aconteciminetos que cada uno presiente en su corazón. Pero el secreto de nuestro Gran Rey está bien guardado a los pies de la Cruz dolorosa. Lo imprevisto es lo que nos hace pensar:Jesús volverá ¡Esperémosle
Pequeñas Almas, hagamos amar el Amor para esforzarnos al menos de aliviar y hacer más suave su santa Justicia. Oremos ¿Cuándo vendrá el día?
Por su Cruz Gloriosa, Jesús es la fuerza de la enseñanza de sus hijos, el Salvador en el amor de conocimiento de cada uno de nosotros. El ha conocido el dolor. Lo ha aceptado por los infelices que somos. Es el condimento que nos deja para nuestra santificación. Jesús en forma de Cruz, nos llama.
Muchos cristianos, los que se llaman cristianos, desprecian al Santo Padre, desobedecen a la Ley de Dios que él representa. Ellas no saben que han llegado a ser víctimas dfel demonio.
Pequeñas Almas, recemos por nuestros sacerdotes. Que comprendan el peligro que corren sirviéndose de lo que el mundo enseña, que es la exclusión de su vida de Dios, de Bondad y de Misericordia, dejando el rebaño de Cristo que se dispersa y disgrega. Los sacerdotes son la esperanza de aquellos que buscan a Dios y algunos de ellos llegan a ser la perdición de las almas que les han sido confiadas, por su desobediencia a nuestro buen Santo Padre.
¿Qué hombre aquí abajo puede creerse capaz de cumplir lo que Juan pablo II ha realizado en este mundo y lo que continuará haciendo hasta el fin?
Pienso que muchos padres se quejan de la dificultad que tienen para hacer obedecer a sus hijos. ¿No podrán hacerse esta pregunta? Somos nosotros los que los hemos educado así,¿cómo los niños, nuestros hijos podrán conocer la obediencia a las leyes de Dios, si nosotros mismos no las cumplimos?
Jesús quiere la universalidad de su pueblo, quiere que sus sacerdotes vuelvan a ser conscientes de su responsabilidad delante de El, El los ha enviado en misión, como El también ha enviado antaño a sus Discípulos a predicar la Buena Nueva a los pobres. Y todos nosotros somos estos pobres que necesitan educación cristiana.
La teología del Mensaje del Amor Misericordioso es la teología del Corazón de Jesús. A mí me toca, y ayúdenme a llevar este mensaje al mundo entero, a la Iglesia y a los sacerdotes, a pesar de los impedimentos de un camino difícil, pero es la obra de la corredención que Jesús ha fundado.
En la Santa Eucaristía recuerden queridas Pequeñas Almas, que es Dios Todo Entero lo que Uds. reciben. Es Dios Trinidad, es Jesucristo, Cuerpo y Alma. También, les pido no tener miedo. Dénle a Jesús el respeto que le es debido y más todavía recíbanlo en los labios de la manera de los pequeños niños que se alimentan con la leche maternal y virginal de nuestra Madre tan amada. Recibimos el fruto de la elección divina, la Pequeña María, es la toda Hermosa e Inmaculada, que concede nuestra legión hacia su Hijo.
Querids Pequeñas Almas, seamos el vaso lleno de la Misericordia Infinita. Nuestra Misión es desbordar sobre el mundo, y así lo haremos por la gracia de Dios, muchos buenos y Santos Curas de Ars, pues de ellos tenemos tanta necesidad en estos tiempos infelices y tan oscuros que vivimos.
Pequeñas Almas, juntos, hagamos subir hacia el Cielo, este grito de nuestro corazón.

<<VEN SEÑOR JESUS, ¡VEN A SALVARNOS>>

imagen

LAP Argentina
Centro Nacional
Casilla de Correo 5544
1000- Correo Central
Buenos Aires - Argentina